jueves, 26 de febrero de 2009

Y la felicidad resultó durar lo mismo que la tristeza...Poco.


Su sueño se cumplió,lo que esperaba resulto.

Se convirtió en la manzana de la discordia de las mariposas, y el miedo se apoderó de su rostro con una tormenta.

Se oía sollozar con desespero, con vergüenza de lo no tan ajeno.

Su reflejo le mostraba una verdad que solo lo era en su mente...
...Que la realidad no veía venir.

Solo esperaba con un poco de curiosidad, no se imaginaba en ese momento, no lo veía cerca, pero llegó sin que se diera cuenta.

2 comentarios:

Natalia Astuácas dijo...

Buen texto me gustó mucho el título y ya con eso lo hiciste y dijiste todo.
Un abrazo Kmi. besitos

Verónica (peke) dijo...

Precioso simil, cuando estamos llenos y felices nunca pensamos que nos dure tan poco...

besotes de esta peke.

pd: te espero como siempre con una taza de cafe caliente en mi rincon y con post nuevo.