viernes, 12 de junio de 2009


A veces estamos tan solos, que ni la luna quiere salir.

Se esconde tras un borrón gris,

y cuando nos vamos,sale,

pero nosotros ya no estamos ahí.

2 comentarios:

marta dijo...

Que salga, para alumbrar la soledad.
De lo contrario jamás llegará la buena compañía.
Un beso MUYGRANDE :)

kmila dijo...

Que bueno q visites mi blog!!!!
Te digo que me encanta el tuyo, como te expresas,y me siento muy identificada con lo que escribes...
un beso para tí tambien!